Ford acaba de lanzar el nuevo Fiesta 2017, uno de los utilitarios superventas. Ya lo tenemos en pruebas y promete ser un duro rival para el Seat Ibiza. Pero, ¿está a su altura?

 

A medio camino entre un restyling y una nueva generación (de hecho, mantiene la misma plataforma anterior), el nuevo Ford Fiesta nace ya con la intención de rivalizar en igualdad de condiciones con el también completamente renovado Seat Ibiza. La primera versión que hemos recibido en nuestro Centro Técnico está propulsada por el siempre solvente motor 1.0 Ecoboost, de 3 cilindros y 998 cm³ de cilindrada. Su potencia homologada es de 125 CV.

Aunque el Ford Fiesta 1.0 Ecoboost 2017 mantiene inalteradas sus cifras de potencia y emisiones, los cambios recibidos en la culata y una mejor gestión electrónica hacen que su consumo pueda ser igual de contenido que el de sus más modernos rivales. La principal característica que siempre ha presentado este motor Ecoboost es una entrega de par inmediata y muy lineal, pero su gasto real hasta el día de hoy no ha sido su principal valor.

La nueva versión 1.0 Ecoboost que estamos probando en este renovado Ford Fiesta nos ha sorprendido ahora por un cambio en “sus maneras”, más suave que antes y algo más perezoso por debajo de 2.000 rpm, pero con un consumo hasta medio litro inferior. Esta sensación únicamente se aprecia en la arrancada, ya que las cifras de aceleración son prácticamente idénticas, e incluso los adelantamientos son mejores en las marchas intermedias gracias a unos desarrollos más desahogados de la nueva caja de cambios manual de 6 marchas. Otra novedad es la disponibilidad ahora de un modo ECO, función que ayuda a reducir el consumo de combustible especialmente en uso urbano.

Respecto al comportamiento del nuevo Ford Fiesta, pocos cambios, con una ligera mejora del tren trasero que lo hace hoy más noble y menos vivo. Si en algo sigue destacando este utilitario es en  su equilibrada puesta a punto de la suspensión, con una calidad de rodadura superior a la media del segmento. Quizá algo en lo que no llega a la altura del nuevo Seat Ibiza es en el comportamiento al límite, momento en el que la dirección se muestra ligeramente imprecisa, pero solamente en conducción muy decidida. En el extremo opuesto, el Ford Fiesta supera hoy al Seat Ibiza en cuanto a capacidad de filtrado de pequeñas irregularidades en el asfalto, sintiéndose más confortable.

Otra característica del nuevo Ford Fiesta que permanece prácticamente invariable es la capacidad de su habitáculo y maletero, este último con un volumen medido por nosotros en 320 litros de carga, en la línea de sus rivales y más que suficiente para el uso al que habitualmente se destinan estos vehículos utilitarios. Es justo decir que el nuevo Ibiza es más amplio en todas las mediciones con la misma longitud exterior.

Sus datos de consumo real

Como he comentado al principio del artículo, el nuevo Ford Fiesta estrena una variante del 1.0 EcoBoost con modificaciones que permiten un menor consumo de carburante. Concretamente, nuestra unidad se conforman ahora con 5,1 l/100 km medido en nuestro recorrido en carretera a una media cercana a 100 km/h, con y 6,2 l/100 km de gasto real en uso urbano. Estas cifras le sitúan, por primera vez, entre los mejores y, a pesar de haber perdido “patada” a bajo régimen, me parece más acertada la nueva gestión del motor. Para que nos hagamos una idea, una de las hasta ahora referencias en consumo, el Seat Ibiza 1.0 TSI de 115 CV, nos registró hace apenas unos días 5,2 l/100 km en carretera (0,1 más que el Fiesta) y los mismos 6,2 l/100 km en uso urbano. Buen trabajo de Ford.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here